Reseña: Wonder por R.J. Palacio

miércoles, 3 de junio de 2015

"Mi nombre es August. No voy a describir cómo es mi cara. No sé cómo se la están imaginando, pero seguro que es mucho peor."

Wonder, o su nombre en español, "La Lección de August" es un libro infantil escrito por R.J. Palacio. Nos cuenta la historia de August, un niño de diez años a quien le encanta hacer cosas de niños de diez años normales: comer helado, andar en bicicleta, jugar Xbox y es fanático de Star Wars. Pero August sufre de un mal de nacimiento, su familia completa porta un gen mutante, y aunque lleve 27 cirugías hasta ahora, su rostro nunca será "normal". 

La vida es dura para August y su familia. Sus sobre-protectores padres discuten sobre el hecho de mandar a August a la escuela por primera vez después de haber sido educado en casa toda la vida y su hermana Via, no puede evitar su furia y disgusto cuando alguien se le queda viendo a August.

Si de por sí, ser nuevo en el colegio es algo duro. Para nuestro querido Auggie las cosas serán aún más duras, pues tendrá que enfrentarse a las miradas penetrantes en el pasillo y la crueldad de muchos estudiantes. Sin embargo, también conocerá nuevos amigos quienes nos dejan a todos los lectores una gran lección: LA AMABILIDAD, entre tantos valores más.

Wonder era de esos libros que había prometido leer si me quedaba sin material de lectura, cosa que iba a resultar imposible porque cada vez se suman más títulos a mi lista "TBR". Aún así, algo sucedió. Mi hermana de diez años empezó con el gusto por la lectura (Proud Sister Moment) y el último libro que decidió comprar fue este. Un día se acercó a mí con lágrimas en los ojos para decirme que el libro le estaba gustando. Cuando lo terminó lo fue a dejar a mi librera y me dijo que lo leyera cuando pudiera. Coincidentemente estaba por terminar Harry Potter y la Orden del Fénix y empezaba la recta final de la universidad, no quería continuar con la saga porque me conozco y sé que prefiero leer a concentrarme a estudiar (especialmente si el argumento va en su mejor parte). Pero como no puedo estar sin leer un día, tomé Wonder. Y tengo que confesar que en menos de 24 horas (no corridas) lo terminé.

Al principio me aburría, tal vez por el hecho de que esté narrado desde varios puntos de vista, la historia avanza lentamente. Aún así moría de ganas de saber en qué terminaba. Es muy difícil no encariñarte con el personaje principal, sientes una empatía tremenda por él, habían momentos en que lo único que quería era introducirme al libro y abrazarlo y decirle que todo iba a estar bien; así como también golpear a todos los niños que eran crueles con él. Sin contar los nudos en la garganta y las lágrimas derramadas en un par de ocasiones. 

Le di tres de cinco estrellas en Goodreads, porque como dije anteriormente, no me gustó lo lento que fluyó la historia. Sin embargo, es un libro que a pesar de ser infantil, nos deja una gran lección a niños, jóvenes y adultos. 

-K

2 comentarios:

@kathiavc