Un restaurante con historia

jueves, 18 de junio de 2015
Debo admitir que este post lo debía desde hace mucho tiempo (como otros más). Pero primero Dios paso el semestre en limpio y podré ponerme al día con lo que les tengo que compartir. 


El cumpleaños de mi abuelita paterna, mi familia decidió llevarla a un pequeño (pequeñísimo) viaje a Quetzaltenango, "Xela", a celebrarlo. Y pues como no era de extrañarse fuimos a almorzar al Restaurante-Museo "Tertulianos". Nuestro Favorito de la ciudad.


Un restaurante con mucha historia, exquisito para cualquier amante de lo "vintage" o simplemente para alguien que disfrute de un buen platillo Gourmet. 







Cuidadoso de cada uno de los detalles y brindando también distintos ambientes con el propósito las distintas preferencias de los comensales que lo visitan. 


Debo admitir, aún no me acostumbro a interrumpir a mis acompañantes para tomar foto de lo que ellos consumieron. Sin embargo, puedo decir que todos quedamos satisfechos. Mi elección fue una pechuga de pollo a la parrilla envuelta en tocino ahumado, bañados en salsa de mandarina; puré de papá y ensalada caliente de espinacas con salsa de cremas y queso parmesano. 


Para cerrar con broche de oro: mi imprescindible ¡CAFÉ SIN AZÚCAR! que debido a la altura estaba más amargo de lo que estoy acostumbrada a consumir, pero fui lo suficientemente valiente y arraigada a mis gustos, que me lo bebí así.   

Nota de autor: Conozco personalmente al chef y fundador del restaurante, ya que es amigo de mis papás. Pablo Alvarado es una persona de mucha admiración y reconocimiento. Tuve la oportunidad de conocer Tertulianos en sus comienzos, era un local mucho más reducido de donde se encuentra actualmente; el Merchandising era distinto, la esencia y el sazón siguen iguales. Se ha expandido a brindar muchos servicios más, como también la apertura de otro restaurante de concepto totalmente diferente, muero de ganas de conocerlo. Dejo la página para que conozcan más sobre Tertulianos aquí.










2 comentarios:

@kathiavc