Reseña: Lolita (Por Vladimir Nabokov)

lunes, 7 de diciembre de 2015

"Lolita. Luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta"


Con esa asombrosa línea empieza tan controversial historia, y de hecho una de mis "primeras líneas" favoritas de todos los tiempos.

Me imagino que en algún momento escuché la expresión "Lolita", tal vez me imaginé que hacía referencia a una película o a un libro quizás. Existe una canción de Lana del Rey que lo lleva por nombre, llegué a creer que tal vez "Lolita" era una manera de referirse a las, por así decirlo, señoritas más seductoras de lo normal. No fue hasta este año que coincidentemente lo escuché mencionar por booktubers, que llamó mi atención. Como deberán saber, tengo un gusto hasta cierto punto morboso por leer sobre psicópatas, y la pedofilia no es una enfermedad que la psiquiatría toma a la ligera. Pasé tres meses buscándolo porque lo quería en físico, y cuando por fin lo encontré, era el único en existencia. Me estaba esperando.

"Lolita" nos cuenta la historia del profesor Humbert, un europeo cuarentón que por cuestiones del destino termina mudándose a Estados Unidos. Humbert se convierte en el inquilino de la señora Charlotte Haze, quien vive con su hija Dolores (Dolly, Lo, Lolita). La cuestión con nuestro protagonista es que tiene un gusto bastante peculiar: siente fascinación desmesurada por las niñas de 12 a 14 años que muestran características desarrolladamente sensuales para su edad, a las cuales él suele llamar "nínfulas". Lolita no es nada más y nada menos que una nínfula que sabe sacarle provecho a la situación. Un clásico de la literatura moderna que sin la fusión de, cito el prólogo del libro, "la niña descarriada, la madre egoísta, el anheloso maníaco" no pudiera ser lo que es.

Es un libro bastante completo y complejo, no es para cualquier persona. Toca un tema muy delicado. Debes leerlo con la mente abierta, ya que está narrado como una memoria escrita que deja el profesor. El lector está dentro de la mente del protagonista, observas sus crímenes y te sientes cómplice por no impedirlo. Te abre los ojos ante una situación que no está lejos de ser realidad, especialmente si te relacionas con niños. Tiene un toque tanto poético y utiliza mucho el juego de palabras para expresar cada situación que se le presenta. Sus capítulos son cortos pero no es un libro ligero, tiene muchas interrupciones para contarte cuestiones de su pasado, incluso futuras al momento que te cuenta. En mi opinión, estas interrupciones no eran necesarias. Los personajes con los cuales profundiza, no llegué a sentir simpatía aunque sí traté de entenderlos: Humbert tuvo un acontecimiento en su adolescencia que lo marca de por vida; Lolita con un padre difunto llega a confundir lo que realmente una figura paterna es -el término "daddy´s issues" podría emplearse correctamente aquí-.

No podría decir si el libro me gustó o no, es un libro que para mí simplemente valió la pena. Es bastante interesante leer el crimen desde la perspectiva del criminal. Porque Humbert sabe que hace daño, pero no puede dejar de hacerlo. El libro no tiene una sola expresión obscena, ni en los actos sexuales. Sin embargo, hay una frase muy fuerte para mí, cito: "Porque cada noche -todas y cada una de las noches- Lolita se echaba a llorar no bien me fingía el dormido". Esa parte fue donde entendí la gravedad de la situación, porque hasta cierto punto llegas a pensar que "Lolita lo sedujo", y Lolita no era más que una niña con una familia funcional inexistente. Considero que es el libro que cualquier psicólogo y psiquiatra debe mantener en su biblioteca personal. No es un romance y mucho menos esperen el final con una vida color rosa.

Tiene dos adaptaciones: una se estrenó en 1962, dirigida por Stanley Kubrick y escrita por el mismísimo Vladimir Nabokov. Luego en 1997 se estrenó la segunda, dirigida por Adrian Lyne. Tuve la oportunidad de ver la segunda, justo después de terminar con el libro. Es una adaptación bastante buena, mantiene de una manera impresionante hasta los detalles más pequeños y no sé si era porque tenía fresco el libro; los cambios que sufrió no les veo un "¿por qué no?". La actuación de Dominique Swain (Lolita), sobrepasó mis expectativas. Y si algo tengo que admitir, es que leerlo no me pareció tan crudo como verlo. Me resultaron hasta cierto punto incómodas algunas escenas y es lo que Nabokov nos quería transmitir. Algo que me llamó bastante la atención era que en algunos comentarios leí que Lolita en la película tenía 15 años (pensé que un cambio así podría ser necesario para no asustar a los espectadores), pero mientras la veía, en la única escena que se menciona la edad de ella, esta es de 14 años, lo que coincide en el libro durante esa parte. Así que nuestra Lolita sigue siendo una niña de 12 años cuando conoce a Humbert.

Conclusión: 3/5 estrellas en Goodreads. El libro lo recomiendo para las personas que no son mojigatos y su trama llama la atención. También es de las pocas historias que me doy la libertad de decir que está bien si ven la película y no leen el libro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

@kathiavc