Opinión: Animales Fantásticos y dónde encontrarlos | Cine

domingo, 4 de diciembre de 2016

El magizóologo inglés, Newt Scamander, llega a Nueva York con nada más que un maletín que guarda muchas sorpresas -AKA criaturas mágicas-, y solo una misión en mente. Sus planes se truncan cuando, por error, un no-maj ("muggle" en América) confunde su maletín con el de Newt, los animales empiezan a escapar y una aurora que es testigo de todo lo que sucedió, presiona a Newt con acusarlo al MACUSA (Ministerio de Magia de Estados Unidos) por infringir la ley. Pero todo se complica aún más cuando el protagonista no solo debe encontrar a todos sus animales, sino que un ente de magia oscura está creando disturbios en la ciudad y los Nuevos Salems amenazan con delatar a las brujas que viven entre ellos.

Temía porque estuviera atravesando un bloqueo de escritor ya que vi esta película justo el día que se estrenó en Guatemala e incluso la vi una segunda vez el lunes de la semana pasada. Por más que intentaba encontrar motivación para escribirla, no la obtenía. Llegué a la conclusión que la película me gustó tanto que solo se me ocurrían cosas buenas de ella. Pero supongo que si abrieron esta entrada es porque les interesa saber una opinión personal y NO una profesional.


En esta entrada les expliqué mi incursión al Mundo Mágico de J. K. Rowling, la cual no fue hace mucho tiempo y no crecí como los demás de mi generación junto a Harry, Ron y Hermione. Cuando terminé de ver Las Reliquias de la Muerte Parte II, jamás pasó por mi cabeza que eso no sería lo último "nuevo" que tendría de este genial universo. Meses después, J. K. Rowling nos sorprendió con el anuncio de esta nueva serie cinematográfica y por supuesto, de Harry Potter y el legado maldito.

Mi reacción ante Animales Fantásticos fue un conjunto de sentimientos pues como dije, no esperaba nuevo material de este mundo y el anuncio de Eddy Redmayne interpretando a Newt Scamander me botó de mi asiento (obvio eso último es en sentido figurado, aunque conociéndome casi puede sonar verídico). Para mí, Redmayne es de los mejores actores de la actualidad y el papel no pudo haber quedado mejor a nadie. Trajo a la vida a uno de los más ejemplares Hufflepuff, y me hace sentir aún más orgullosa de pertenecer a esa casa. Y no solo tenemos la fenomenal actuación de él, sino que nos topamos con las excelentes interpretaciones todos los protagonistas; desde sus expresiones faciales hasta su caminar hicieron remontarnos al verdadero cine de la década de los veintes. Jacob nos regresa las risas que un día los alumnos de Hogwarts nos provocaron y nos hace suspirar de vez en cuando junto a su interés amoroso, Queenie. Pero, para mí, la mejor actuación fue la de Ezra Miller, quien interpreta a Credence, un joven que sufre de los abusos por parte de su madre, la líder de la Asociación de los Nuevo Salems. No puedo decir mucho del papel que jugó o qué esperaría de él en el futuro porque lo convierto en spoiler y en este blog nos alejamos de ellos lo más que podemos.




Los efectos visuales son el aspecto que más reconocimiento se merecen de toda la película. Días antes había visto Doctor Strange y por mucho creo que sus efectos se quedaron atrás ante los de esta. Por un pequeño inconveniente que le sucedió a mi acompañante, tuvimos que atrasar la función y la única que había disponible era en 3D... Debo admitir que aunque deteste ver películas en este formato (uso ópticos), reconozco que fue buenísimo haberlo hecho así y mereció verla en la segunda ronda de la misma manera. En cuanto al soundtrack, tenemos mucho que agradecerle a James Newton Howard, pues aparte de transportarnos a la época incluye en sus piezas fragmentos de los soundtracks de las películas pasadas. Incluyendo el "Headwig's Theme" que hace suspirar a cualquier potterhead del planeta, es como su llamado oficial al Mundo Mágico.

Aunque se desarrolla en el mismo universo, la película funciona por separado a las de Harry Potter. Sin embargo, contiene mucho fanservice y referencias con las que solo un verdadero fan del Trío Dorado saltará de su asiento y le harán sentir como si nunca abanó este mundo. Me gustó mucho la transición que tuvo la película: empieza con un tono bastante humorístico, incluso hasta infantil, luego la trama va oscureciendo al pasar los minutos. Lo que nos tomó en la primera saga cuatro libros, aquí solo es cuestión de una hora. Esta sensación la hace una película para un género más crecido comparado con el que se apuntó a la Piedra Filosofal. Y prueba de ellos es que ya no son niños magos los protagonistas que desarrollan la mayor parte de la trama en una escuela. En esta, son adultos magos que ejercen en sus respectivos trabajos y se relacionan con el entorno no mágico. Hecho que me encantó, porque demuestra que aunque parezca lo contrario, Rowling no quiere ganar más fans, sino conservar y en cierta parte agradecer a los que ya tiene. Claro, ella está ganando dinero con todos estos proyectos, pero somos nosotros a quienes nos embarga una gran nostalgia y felicidad momentánea; pues el mundo mágico siempre será para los potterheads, la escapatoria del mundo muggle (me rehúso a decir no-maj aunque viva en América). 

Conclusión: fue interesantísimo ver este sistema desde otra perspectiva a la que ya conocíamos: desde las nuevas políticas, los problemas de la época, los magos en edad adulta, las personas sin poderes que sospechan de ellos y la represión que genera esto en jóvenes magos. También la disputa que existe en cuanto a qué escuela mágica es mejor y el proceso de la escritura de un libro que pronto los alumnos de Hogwarts encontrarán en la biblioteca (y que yo también tengo en la mía). Le doy 8.5 de 10 estrellas. No puedo esperar a ver qué nos deparan las siguientes entregas.


¿Ya se pasaron por la tienda? Hay libros nuevos y otros no tan nuevos pero cuidados con mucho amor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

@kathiavc