Reseña y Experiencia: Come, Reza, Ama (por Elizabeth Gilbert) | memoria

martes, 6 de diciembre de 2016

"No era el momento adecuado para andar buscando amores que complicaran aún más mi ya enrevesada vida (cosa que iba a suceder de todas formas). Era el momento de buscar esa paz terapéutica que solo se encuentra en la soledad"


Come, Reza, Ama es la recopilación de anécdotas, o "cuentos", que Elizabeth Gilbert vivió durante un año en el exilio. Después de un tormentoso divorcio y una fatal ruptura amorosa, la escritora neoyorquina emprende un viaje donde pasará cuatro meses en Italia para encontrar el placer que va más allá del acto sexual,  cuatro meses en la India para acercarse a Dios y cuatro meses en Indonesia para lograr el equilibrio entre ambas cosas. El libro está dividido en tres partes (cada país) subdivididas en 36 capítulos donde relata los sucesos más relevantes que vivió en ellos.

Hay una frase del autor David McCullough que me gusta mucho: "Books can change your life. Some of the most influential people in our lives are characters we meet in books" (Los libros pueden cambiar tu vida. A algunas de las personas más importantes de nuestras vidas las conocemos en libros)... No es primera vez que un libro influye en mí de determinada manera, pero con este confirmo aun más lo verídica que resulta esta frase. A veces no necesita ser un libro espiritual o motivacional, una novela tiene también ese poder cuando llega a tus manos en el momento exacto en que debe ser leído.

Les cuento que este libro es de mi mamá. Ella es testigo de mi fascinación por la lectura y mi deseo desmedido por viajar, y me decía cada vez que hablaba sobre libros que este me podía gustar mucho conociendo mi personalidad y mis inquietudes. La verdad, me llamaba la atención, pero con una pila enorme de libros por leer que tengo en mis estanterías era lógico que lo fuera posponiendo. Hasta que llegó el día en que me apetecía leer algo nuevo en español y la única opción que tenía en mi librero era este. Lo empecé en mis semanas más cargadas de la universidad e iba a paso muy lento, pero en cuanto me desocupé lo agarré con mi ritmo habitual.

No voy a dar muchos detalles, pero mi vida atravesó un gran cambio estos últimos meses. Por mucho que quería mostrarle al mundo mi mejor sonrisa, había algo que me mataba por dentro. Y aquí es donde explico el porqué este libro me ha cambiado: digamos que mi situación fue bastante similar a la de la autora (vamos, obvio no todo lo que a ella le pasó me pasó a mí también, pero mi historia sí tuvo giros similares). Y esto mismo hizo que su duelo interior se convirtiera también en mi duelo; que su lucha por salir de la crisis emocional estuviera paralela a mi propia lucha.  Sentía que el libro lo había escrito personalmente para mí, que me lo estaba regalando como pase para abandonar este mundo unos instantes, pero que al regresar, lo hiciera siendo más fuerte. Aprendí que aunque lograr la paz interior es difícil porque nuestros pensamientos van y vienen, el primer paso (y el más grande) es perdonarte a ti mismo. Así es como el viaje espiritual y de conciliación de una persona que no conozco llegó a convertirse en el mío... Bueno, y luego está la parte de los viajes. Por supuesto que ahora yo también quiero exiliarme un año para pasar cuatro meses en los países de mi elección. Es de esos libros que aumenta mi sed desquiciada por dedicar la vida a viajar. 

Ahora, basta de blah blah blah. El libro es bastante ligero. Cada capítulo (o cuento) no excede el promedio de cuatro páginas (algunos tienen mucho menos y otros un poquito más). No es un libro dinámico porque leemos muy poco diálogo entre los personajes, pues ni modo, son anécdotas de su vida. Esa es la parte negativa que tengo que decir al respecto, ya que me llegaban a aburrir de vez en cuando. Cuenta algunos momentos de tensión, pero realmente no es que exista un conflicto y un desenlace como tal. Simplemente te cuenta las experiencias más relevantes que tuvo durante un año fuera del continente. Ella aclara al principio de todo que los nombres de las personas que aparecen ahí fueron cambiados y los relatos un poco exagerados, como parte de volver el libro más interesante. No me encariñé con nadie, sin embargo la autora es de esas personas con las que me gustaría tomar café algún día y agradecerle lo que hizo por mí, aunque no fuera su intención cambiarle la vida a una guatemalteca de veintiún años precisamente. Aparte de todo lo emocional, también aprendí de ella tips muy interesantes para viajar, como preguntarles a los locales en qué restaurante les gusta comer a ellos y no simplemente seguir la recomendación que le dan a todos los turistas. Es de esos libros que no te lees en una sentada, al contrario, puedes tomarlo a paso lento sin perder el hilo de la historia.

Conclusión: le doy 5/5 estrellas, más allá de los estándares literarios, este libro me dio mucho más de lo que esperaba de él y le guardaré mucho cariño por eso. Ahora solo me queda ver la película.

Muchos de ustedes andarán de vacaciones (o conocen a alguien que lo esté), así que pueden chequear la tienda por si encuentran un libro que les llame la atención y aprovechar su tiempo. También creé un Pinterest solo del blog donde me pueden seguir y tener más contenido (como los libros que quiero leer y mis frases favoritas)






No hay comentarios:

Publicar un comentario

@kathiavc