Fotografía de The Neon Demon | Galería

jueves, 26 de enero de 2017

Después de haber visto Drive y Only God Forgives, sabía que tenía que ver The Neon Demon (todas dirigidas por Nicolas Winding Refn). La película me gustó bastante pero es el tipo del cuál no me sentiría segura recomendando. Posiblemente haga una reseña, posiblemente no. Tengo que ordenar los sentimientos al respecto.
Advertencia: traté de acomodar el orden de las imágenes para que revelaran la menor información posible y de que ninguna pudiera considerarse como spoiler. NSFW.

Al igual que las primeras dos que había visto del director, si algo me dejaba perpleja es la fotografía y los encuadres que tienen todas. La iluminación y color son un factor característico en su trabajo y pues, dato curioso, Nicolas es daltónico; según comentó en una entrevista para Jesse Thorn en el 2011, no puede ver los tonos y colores intermedios, únicamente los de alto contraste. Es por eso que en sus filmes el rojo, azul y amarillo resaltarán.





The Neon Demon es un thriller psicológico (con toques gore), protagonizado por Elle Fanning. Trata sobre Jesse, una adolescente de 16 años que llega a Los Angeles con el sueño de convertirse en modelo. Su bello rostro y esbelta figura natural no la hacen pasar desapercibida y pronto se verá envuelta en un mundo donde la obsesión por tener el físico perfecto puede ser depravadamente mortal y que el medio no es tan glamuroso como parece.






Sus tomas en efecto parecen sacadas de una revista de la alta costura y no que forman parte de una secuencia de vídeo. 










El final es uno de mis finales de cine favoritos de toda la vida y no hay manera de decir esto sin leerme como una enferma mental. 













Y por último les dejo una foto de Ryan Gosling, Elle Fanning y Nicolas Winding Refn. Gosling no aparece en esta película, pero todos merecemos una dosis de él al menos una vez por día.

Foto por Todd Williamson - © 2016 Todd Williamson

No hay comentarios:

Publicar un comentario

@kathiavc