Reseña: El Cuento de la Criada (libro y serie)

lunes, 31 de julio de 2017

Una epidemia de infertilidad se ha extendido en un futuro cercano. La población de Gilead, antes Estados Unidos, ha perdido su libertad de la noche a la mañana y se ve ahora obligada a acatar las órdenes de un nuevo régimen político-militar donde los precursores, fanáticos religiosos llamados a sí mismos “Los Hijos de Jacob” logran llegar al poder después de unos supuestos ataques islámicos al Estado.  Con la excusa de preservar los valores y promover la seguridad, ejercen autoritarismo, dividen a las mujeres en grupos según su función y se diferencian según el color de su vestimenta. Las criadas visten de rojo, son todas aquellas que tuvieron hijos antes de la llegada del nuevo poder y su única función se reduce a brindarles un hijo a los matrimonios de los altos mandos que no pueden engendrar por cuenta propia. Esto se intenta una vez al mes, en el día más fértil de la criada a través de una actividad llamada “La Ceremonia” (una manera adornada de disfrazar la violación).

Las criadas pierden desde su familia hasta el nombre y vemos este mundo desde la perspectiva de una de ellas llamada Offred (“Defred” en español, “of Fred” “de Fred”, literalmente quiere decir a qué Comandante le pertenecen). Por medio de flashbacks descubrimos cómo era su  vida antes del régimen de Gilead, durante el entrenamiento para servir a las familias que necesitan de sus ovarios y su vida ahora que se encuentra bajo el techo del Comandante. No sabemos su verdadero nombre, pero sí que tenía un esposo y una hija de quienes se le fue obligada a separar al intentar cruzar el borde de Estados Unidos cuando los cambios empezaban. Todas las mujeres perdieron “por Ley” su trabajo y los bienes propios se le fueron transferidos al esposo o al varón con grado de consanguinidad más cercano, se les prohibió leer, escribir y salir sin compañía a la calle ¿duro, no? Ahora imagínense que para muchas esto no se trata de “ficción”.





Llegué a este título después de ver en las noticias a un grupo de mujeres protestando en la Casa del Estado de Ohio vestidas como en la serie original de Hulu “The Handmaid’s Tale”. Dentro del artículo decía que esta serie estaba basada en la novela distópica homónima escrita por Margaret Atawood, autora reconocida por escribir novelas enfocándose en la problemática de género contra la mujer. Esas palabras bastaron para convencerme de leer el libro y proceder con la serie. Lo busqué en las librerías de Guatemala, incluso pregunté por él en las librerías del Aeropuerto de Ciudad de México, sin embargo no tuve suerte. Me rendí en la búsqueda y descargué el Sampler en Kindle. Fue la lectura que escogí para el viaje más reciente que acabo de realizar con mi familia.

La obra literaria es bastante fuerte. No sé si fue el simple hecho de ser mujer o el interesarme por temas que toca en él lo que provocó sentirme más susceptible mientras leía. Aborda situaciones complicadísimas que son una realidad para muchas, como por ejemplo las mujeres bajo el régimen talibán, algunas en nuestro país (digamos, solo digamos, que no tan extremo como el caso de las primeras) o si retrocedemos al tiempo de las mujeres esclavas/concubinas negras, indígenas y asiáticas. Se exponen casos como la decisión del gobierno sobre el cuerpo de una mujer, la creencia de que un hombre es incapaz de ser infértil, culpar a la víctima de una violación, la homosexualidad, la manera en que la ley puede amparar casos de violación, la mutilación genital femenina, entre muchos otros. Puede parecerles que hablé de más, pero créanme, esto es solo un grano de arena en todo lo que contiene esta trascendental historia. Aparte de ser una crítica social, actúa como una sátira aumentada de la sociedad.

Considero que este libro tiene una trama bastante “sin sal” y que su narración se resume al desarrollo de este mundo. OJO, con esto no quiero decir que sea algo malo, pues funciona bastante bien. Solo aclaro para todos aquellos que esperan un conflicto y un desenlace como cualquier novela común y corriente. Creo que el planteamiento de este mundo (del cual me imagino que es el sueño de todo conservador extremista) basta para considerarse como el argumento suficiente para sobrellevar esta interesante historia. Deja mucho a imaginación del lector y le da la posibilidad de sacar sus propias conclusiones. Es el tipo de ficción que contiene personajes con escalas  de grises, que sus antagonistas en realidad no son personas malas, simplemente son personas que están seguros y creen firmemente en sus ideales aunque no necesariamente sean buenos para todo el mundo. Sientes que el caso particular de Serena Joy, la Esposa de la casa a la que pertenece Offred, conmocionan pues ella antes del régimen hablaba en contra de todas las mujeres que protestaban por la equidad de género y todo se le regresó cuando a pesar de sus lujos y ciertos privilegios ella también perdió su libertad. Aún teniendo la función de “villana”, se puede notar su sufrimiento y que no es la vida que ella deseaba. En especial cuando la única manera de poder tener hijos es viendo a su esposo penetrar a otra mujer en su propia cama mientras está en medio de sus piernas y le agarra las manos (un rollo que solo leyendo o viendo la serie entenderán…Alerta Spoiler: en ambos es igual de desagradable e inquietante).




Al libro le di 3 de 5 estrellas. No es para nada malo, de hecho lo recomiendo un montón. Solo me hubiera gustado que la autora no hubiera dejado tanto a la especulación. Y la escritura deja mucho que desear, Atwood al parecer desconoce el uso de las comillas para los diálogos. Cuesta acostumbrarse a su modalidad y los cambios en las líneas de tiempo son abruptos de un párrafo a otro.

En cuanto a la serie solo puedo decir: ¡Oh Dios! (vean el trailer acá)

No suelo ser una persona que se entusiasma con series, podría contar las que he visto por temporadas completas con los dedos de UNA SOLA MANO. Así existan muchas (demasiadas) que llamen mi atención, prefiero darle prioridad al cine y a la literatura. No había visto trailers o posters, como dije antes, fue una noticia la que hizo que me interesara y debo decir que estoy con la boca abierta. Es una serie hecha a la perfección que aun siéndole fiel al libro, le agregaron justo el sazón necesario. No es el tipo de adaptación que por darle más “drama” al argumento cambia de manera radical el enfoque del mismo. Como en el caso de la adaptación al cine que le hicieron a la obra de Atwood, según me informé (y ahora no la quiero ver para comprobarlo), la romantizaron y dejó de ser la distopía que pone al descubierto la forma de vida de algunas sociedades antiguas y presentes.


IMDb
Juntó un elenco talentoso y transmiten a la perfección todo aquello que sus personajes deben transmitir (odio, esperanza, amor, dolor y una maldita ansiedad). Su fotografía es increíble, casi piensas que estás viendo una serie cuyos hechos ocurren a principios del Siglo XX hasta que una laptop o un Smartphone en escena te hace recordar en dónde están. Aunque el libro fue publicado en 1985, la serie supo adaptarse a situaciones del presente. Por ello, fue especulado que su estreno se debió a la toma de poder del nuevo Presidente de los Estados Unidos y sus ideologías que están muy lejos de favorecer a las mujeres, hasta hay en escena una protesta de mujeres (entre los flashbacks de Offred) bastante fuerte y realista. Pero no fue así, Hulu inició producción mucho antes que Trump ganara la presidencia. Así que solo es una leve casualidad… ¿O predicción?

Me encantaron todos los personajes: amas a los que debes amar, odias a los que debes odiar y quienes se deben ganar tu compasión, lo logran. No le cambiaría un solo giro a la historia. Puedo confesar que gracias a ellos, la serie me gustó mil veces más que el libro. Les doy a ustedes la luz verde para que vean la serie de una vez, sin necesidad de leer el libro antes. Mis favoritos sin duda alguna fueron Ofglen (Alexis Bendell), Offred y Nick. La química entre Max Minghella y Elisabeth Moss queda en evidencia y la capacidad de ambos de poder transmitir sus inquietudes y emociones a través de sus ojos o con un solo movimiento, hizo que mi cerebro explotara de perplejidad. Me encantaron y el hecho de que me guste hablar sin spoilers hace que no pueda “fangirlear” en esta reseña como mis entrañas de lo imploran en este preciso momento. Me gustó la diversidad que incluye, ver cómo esta opresión influye de manera distinta a cada criada y cómo se maneja la homosexualidad. Sé que en verdad es algo cruel, pero la manera en que muestran lo peligroso que es serlo en ese mundo, te parte el corazón de manera despiadada.


IMDb
Tampoco quiero dejar de mencionar que la selección de canciones para el soundtrack me hizo abrir Shazam en todos los capítulos. Es un alternativo delicioso para los oídos que buscan algo no tan agitado.

El estreno de la segunda temporada me mantendrá ansiosa hasta entonces, pues la serie termina justo como termina el libro. Los guionistas ahora tendrán mucha presión al complacer a los espectadores con algo completamente original sin salirse de la dirección del mundo que Atwood creó. Me desconcierta saber qué rumbo tomará una de las muchas “relaciones prohibidas” que surgen, pues los shippeo con todas las fuerzas de mi corazón incluso sabiendo que no está bien y que no deben proceder.

Conclusión: más allá que un discurso feminista, es una excelente historia. Considero que todo aquel a quien le interesó la trama con leer esta reseña o incluso son fanáticos de las series en general, debe darle la oportunidad. El argumento es interesante, la fotografía es hermosa y la actuación fenomenal. Si la ven, por favor no duden en hablarme que necesito desahogarme sin temor a los spoilers. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

@kathiavc