Reseña: Deseos Culpables (2012, Steve McQueen)

miércoles, 23 de agosto de 2017
(Fox Searchlight)
Brandon es un tipo atractivo aparentemente suertudo cuya vida privada guarda muchos secretos, uno de ellos es que es un adicto al sexo; adicción que ha afectado la capacidad de lograr mantener cualquier relación normal. Las cosas se complican cuando después de insistentes llamadas sin contestar, su desordenada hermana llega a pasar unos días porque no tiene a dónde más ir.


(Fox Searchlight)
Si han seguido mis reseñas de cine se habrán percatado que estas son sobre películas que se encuentran en cartelera y cuando no, es porque son adaptaciones de libros que he leído. Sin embargo, buscando maneras de aumentar la cantidad de posts que publico en el blog sin sacrificar las semanas que no voy al cine o que por la universidad no logro culminar un libro a tiempo, he decidido empezar a reseñar las películas que veo en Netflix, porque:
  1. Presiento que el 95 % de las personas que me leen tienen acceso a él
  2. Yo también he tardado más tiempo en buscar qué ver de lo que en realidad dura la película o serie por la que me decido.
Así que aparte de ayudarme a cumplir mi propósito de publicar una vez por semana (como mínimo), les daré una guía sobre qué ver la próxima vez que estén navegando por el catálogo de ese maravilloso servicio en streaming. OJO: no quiere decir que todas las películas que postearé basándome en este criterio serán recomendaciones, reseñaré de manera justa y honesta como siempre lo he hecho, pero creo firmemente que cada cabeza es un mundo y que su opinión puede contradecir la mía (sea buena o mala). Tomen esta nueva propuesta de mi parte para saber qué esperar de una película, en otras palabras, si les llamó la atención la descripción que redacté pero le di una calificación baja ¡VÉANLA! Es muy probable que ustedes la admiren desde otra perspectiva y les termine gustando.

(Fox Searchlight)
En fin, retomando el tema de “Shame”, o “Deseos Culpables” en español fue una película que decidí ver no tanto porque la trama me llamara la atención (¡LO PROMETO!) sino porque en realidad, dejando a un lado el ultra-mega-crush que tengo por Michael Fassbender, me parece un excelente actor. Así que me propuse a ver toda su filmografía empezando con las que localizo en Netflix.

Debo aclarar que “Shame” es una película artística, más que esperar una trama compleja debemos de fijarnos en los detalles que en las producciones hollywoodenses ignoramos a veces como la actuación a través de los ojos de los personajes, la codificación del guion hasta el significado de las tomas, colores y tonos. Por ello, también confirma la queja constante que hemos tenido muchos cinéfilos a lo largo del tiempo y es que aunque no nos perdamos los Premios de la Academia todos los años e incluso (algunos) hacemos quiniela, su credibilidad está condenada cuando gemas del séptimo arte como estas, no son tomadas en cuenta.

(Fox Searchlight)
Esta película prueba que Fassbender desempeña de manera perfecta su trabajo. A pesar de que no tiene mucho diálogo, es muy fácil entender cómo este desorden está acabando con su vida, que aunque físicamente es algo que disfruta mucho, mentalmente lo está destruyendo. Hay una particular escena en la cual, mientras participa en un trío con dos mujeres, en sus ojos se ve la desesperación que lo tortura. Y saco esta escena a colación porque en una cultura donde hemos crecido con el concepto de que el hombre es sexual y que todo el tiempo piensa en sexo, nos hace cuestionar hasta qué punto eso es normal, pues si lo ponemos todo sobre la mesa y analizamos: Brandon es atractivo, tiene un buen trabajo donde además gana bien, tiene un apartamento bonito, es soltero, está en forma y además es poseedor de un pene de tamaño superior a la media (pues, es importante aclarar que lo vemos con toda la explicitad de la palabra) y puede tener el sexo que desea cuando lo desea ¿qué tiene eso de malo?... He aquí, queridos lectores, el meollo del asunto. Contrario al estereotipo universal, las adicciones NO solo se pueden generar con drogas lícitas y no lícitas.

Cuando vi esta película se vinieron a mi mente otras dos, la primera es que cuando llega la hermana de Brandon, Sissy (Carey Mulligan), él se tiene que restringir su rutina sexual y lo pone en un grado de ansiedad que me hizo recordar a la escena de Candy (2006, Neil Armfield) donde Dan y Candy intentan desintoxicarsede heroína tras enterarse que ella está embarazada. Una escena que tuvo muchísimo impacto y desde entonces la actuación se volvió algo más profundo en mí. Y la otra película más reciente en la que pensé fue en “Manchester by the Sea” (pueden leer mi reseña acá) porque encontré bastante similitudes en la actuación de ambos protagonistas, dos personas que con poco diálogo logran transmitir un sinfín de sentimientos.

(Fox Searchlight)
Tiene muy poca participación de personajes secundarios, pero sin duda el papel más relevante en la vida de Brandon es el de su hermana. Su relación es complicada al punto de marcar una brecha entre lo normal y lo anormal. Para algunos es considerado un tipo de incesto, para mí es la relación de dos adultos reprimidos por su pasado que ahora deben lidiar cada uno con sus demonios internos y por ello la manera de demostrarse amor difiere en lo convencional. Concluye con un final abierto que deja al espectador sintiéndose muy distinto a cómo empezó y replanteándose la manera en que percibe muchas cosas en la vida. Al menos ese fue mi caso.

Al terminarla, busqué el tráiler en Youtube y me topé algunos comentarios que expresaban cómo esta película les había cambiado la vida pues nunca se habían percatado de que lo que tenían realmente era un problema que estaba acabando con ellos. Comentarios que para mí, sin ser una experta en el tema, fueron muy fuertes ¿hasta qué punto se han normalizado las conductas sexuales dañinas con la excusa de que es “natural” en determinado género? esta temática en las películas es importante porque Hollywood hasta cierto punto la ha "romantizado" (ejem, Don Jon).

Conclusión: ¿es una película que recomiendo? No, porque no sé hasta dónde llega el grado de susceptibilidad de cada persona ¿vale la pena verla? Si les llamó la atención con todo lo que dije, sí. Solo quiero que estén conscientes de que es una película cruda, fuerte y erótica. Le doy 8/10.



3 comentarios:

  1. Hola! Ya vio Amor por Sorpresa? es Holandesa si no estoy mal.

    ResponderEliminar
  2. ¡Nooo! no la he visto, pero la voy a investigar ahorita mismo :) ¡Saludos! xx

    ResponderEliminar
  3. SII!! espero que la encuentre y haga una reseña de ella! No es para nada una típica historia Romántica (estilo hollywood)

    ResponderEliminar

@kathiavc