Canción de Hielo y Fuego, libro y temporada 1: opinión, primeras impresiones de la saga, experiencia ¿Está en mis planes continuarla?

miércoles, 21 de febrero de 2018
poster

En agosto del año pasado hice una encuesta sobre qué saga debía empezar entre “Canción de Hielo y Fuego” escrita por George R. R. Martin o “El Señor de los Anillos” por el mismísimo Tolkien, solo 38 personas votaron (¡BAH! pero eso me hace sentir famosilla) y la primera opción ganó por poquito de diferencia.

Como soy especialista en llevarle la contraria a la opinión popular, decidí comprarme los dos libros (y porque tengo serios problemas de autocontrol en una librería).

Siendo buena onda y justa decidí empezar con Juego de Tronos, el primer libro en la saga de George R. R. Martin el 22 de octubre, presumiendo que casi 800 páginas no eran nada para mí cuando ya había leído libros más grandes en menos de un mes. JA, JA, JÁ… Terminaba el último semestre de la universidad a mediados de noviembre y en diciembre empezaban los compromisos de vida social que tenía (si es que así se le pueden llamar)... Por obvias razones fallé en el tiempo estimado y lo terminé en enero.

Cuando iba por la página número 500, sentía que por más que leía no avanzaba lo suficiente. Cabe mencionar que mi lectura no es tan rápida pero sí tengo costumbre en recorrer los textos con mis ojos a una velocidad considerablemente superior a la de la media. Así que para mí sentir eso era agotador y desmotivante. Me sentía como en esos sueños donde uno corre y corre, pero no se mueve del mismo lugar. Creí que tal vez si empezaba a ver la serie me iba a sentir un poco motivada en terminar el libro antes de que me alcanzara… Long story short: para quienes no vieron mi historia en Instagram a principio de año; al contrario de Netflix, HBO Go ordena los capítulos en orden descendente, es decir, del último capítulo al primero. No lo sabía y mi despiste me hizo seleccionar el primer episodio que aparecía en la lista. Varios minutos pasé viéndola hasta que reaccioné que era el final y me spoileé la muerte de uno de mis pocos personajes favoritos, que según la parte donde iba en el libro faltaba muuuucho para que sucediera. Me sentí triste, decepcionada conmigo misma y sin ganas de continuar el libro o la serie.

Dejé el libro por un lado y empecé la serie, esta vez como se debía. Vi el primer capítulo aunque me sentía inquieta y ansiosa. Cada vez que aparecía en pantalla dicho personaje se me hacía un nudo en la garganta y experimenté una sensación interna que únicamente con la película “Mother!” había experimentado. No encuentro las palabras para expresarlo con exactitud pero tampoco tenía ganas de ver la serie por cómo me hacía sentir, como diría mi papá, estaba “sufriendo de a gratis”. En realidad no pasaron muchos días en los que decidí volver a tomar el libro, paralelamente miraba la serie un poco más tranquila. Cuando me tocaba el noveno capítulo la suspendí mientras terminaba por completo el libro.

Terminé el libro y ahí es cuando la interrogante llegó a mí ¿me lanzo a la serie por completo o leo los libros primero aunque me atrase un invierno para concluir todo? la respuesta llegó a mi con un tuit de HBO confirmando que la octava y última temporada de la adaptación se estrenaría en el 2019, así que me pareció que un año y cachito de otro, era tiempo suficiente para decidirme con la segunda opción y sin tanta presión (como si recibiera un centavo por martirizarme tanto 🙄) terminé el libro, empecé el segundo y terminé con los últimos capítulos que me faltaban de la serie. Sí, sí hubo muchas lágrimas a pesar de que ya sabía el desenlace.

Ahora bien, ¿con decir que continúo con la saga quiere decir que me fascinó la primera parte de ella? la respuesta es que no del todo. Para que me entiendan mejor, vamos a dividir por tres partes la opinión: el libro, la serie y la serie como adaptación (o sea, la comparación de ambas obras).

El libro

Como lo dije al principio, el libro es posiblemente el libro más pesado que he leído y tampoco es que sea una lectora principiante o intermedio, a pesar de que lo leí en español. La historia la considero muy interesante y el autor es un genio en lo que hace. No se puede negar lo innegable: con influencias J. R. R. Tolkien (The Lord of the Rings) , Jack Vance y Ted Williams ha logrado crear un mundo que atrae tanto a los fans de la ficción medieval como para los que nunca habían tenido un acercamiento al subgénero de la literatura.

No sé si habrán personas nuevas en el género y en el universo de GoT que pudieron terminarse esta lectura en un par de sentadas, en lo personal yo no pude. La carga de detalles la hace muy agotadora y es en realidad saber qué giro tomará la historia lo que te mantiene a borde.

La Serie

A pesar de que es la primera temporada, se nota que utilizaron hasta los últimos recursos para presentar al mundo una producción bien elaborada y que cumplía el propósito de contar bien la historia y engatusar al público. Según me cuentan, la producción fue mejorando con cada temporada y eso para mí ya es un gran punto a su favor. Los actores cumplieron excelente función y tengo que mencionar aquí que yo no tuve mayor influencia en su aspecto físico porque de los únicos que sabía qué personajes interpretaban era de Arya, Sansa, Ned, Jon, Dany y Drogo. Los demás fueron un genial cast y muy atinado.

La serie como adaptación (libro vs serie)

Algo es claro: el paso de la serie es 100 veces más veloz que el libro. Para los nerds literarios como yo decir esto es complicado porque muchas veces eso significa que la adaptación ha omitido bastante detalles. Con esta serie se comprueba que si se eliminan detalles es por el beneficio de espectador porque a la larga resultan irrelevantes dentro de la línea de tiempo principal. Hubo cinco escenas en particular con las que no estuve muy satisfecha del todo. Son spoilers y por eso los oculté.



Estoy medio decepcionada de la escena pseudo-lésbica que le dan a la Khaleesi con su “esclava”. Porque nunca pasó como tal y fue una manera de generar un morbo innecesario.

Conclusión: al tiempo en que hago esta publicación llevo leído el 16 % de “Choque de Reyes” dándole el beneficio a la duda y confiada a lo que los fans de la saga me han dicho, que se pone mejor con cada temporada. Lamentablemente se le agregaron más puntos de vista, ergo, más historias a las que hay que seguir el rollo. Por supuesto, lo hace más pesado que el primer libro. Yo sé que al principio del texto decía que había decidido leer los libros primero, sin embargo tomé la decisión de aventarme a la serie, acostumbrarme a todos los personajes y leerlos con muchísima calma. Que se conviertan en esos libros que lees cuando ya te has quedado sin opciones o necesitas quitarte la resaca literaria de otro, quién quita que la serie me termina gustando más de lo esperado y el mismo hype me haga devorarme los libros. Mientras tanto, esperen mis pensamientos de la segunda temporada en cuanto la termine.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

@kathiavc