7 cosas que pienso después de haber visto siete temporadas de Game of Thrones

martes, 31 de julio de 2018
HBO
¡Por fin! después de cinco o seis meses de intentar ver 67 episodios pude terminar. Si leyeron mi post de primeras impresiones de la primera temporada / primer libro, sabrán que me decidí a pausar los libros temporalmente y continuar con la serie en su lugar. Me gustaría decir “¿YA VIERON MUCHÁ? No es tan buena como la pintan” a todos los que me recomendaron (obligaron) ver la serie. Por mucho que me estresara ver sus comentarios presionándome a gustar de un personaje, una escena o un capítulo en específico, una parte de mí estaba amando lo que veía y no podía evitar desahogarme en las redes sociales. Aquí como recomendación les digo que por favor no sean de esas personas que ven que sus amigos iniciaron con un show que ustedes ya vieron y responden a todos sus comentarios con cosas como “esperate a ver lo que pasa en la siguiente temporada”, “no te emocionés con X personaje”, “ya vas a ver que X no resulta ser tan cool al final de la serie” o demás variaciones, porque queridos amigos: USTEDES TIENEN UN LUGAR RESERVADO EN EL INFIERNO JUNTO A JOFFREY. Sí, ya sé que me están leyendo, así que ya saben que esta indirecta va para ustedes, you sick little bastards.

Como toda producción extensa, la serie de Game of Thrones tiene sus aciertos y sus fracasos, sin embargo sabe equilibrarlo a medida que nos hace olvidar rápidamente que no cumplió con nuestras expectativas, en la mayoría de los casos. Como pasó con la quinta temporada. Es una verdad universalmente concebida de que es la peor temporada de toda la serie y que hasta en los últimos tres capítulos logra enderezarse… Y es que con el final de “The Gift” (episodio 7), todos sabíamos que la serie había tomado un rumbo indudablemente satisfactorio, en la medida que “satisfactorio” puede significar para una historia como Canción de Hielo y Fuego. Ya ustedes me entienden. Después de terminar con la séptima temporada, retomé la lectura de “Choque de Reyes” y a partir de la mitad del libro es cuando se empiezan a notar los diferentes caminos que toma la serie con el libro. Algún día sabrán mi opinión con respecto a esta comparación... Algún día.

Antes de hablar con spoilers respondo algunas preguntas para los que no están seguros si iniciarse o no al universo de George R. R. Martin para que puedan sentir que abrir este post valió la pena: ¿la serie merece el hype que tiene? sí, sí lo merece ¿le doy una oportunidad? si te gusta el rollo de la ficción y fantasía medieval, sí ¿es en serio la serie más spoileada de todas? ¿voy a sufrir viéndola? si te sueles compenetrar a una historia y sus personajes, sí.

Ahora a partir de aquí voy a empezar a hablar con spoilers, no digan que no se lo advertí.

1. Sí, si es la serie más spoileada y no me lo debatan


Esta era mi primera objeción para no ver Game of Thrones. Un par de series atrás, solía ser de las que también “live-tuiteaba” el episodio de la serie que estaba viendo en ese momento 🙊. No se va a negar, la euforia del momento nos hace querer desahogarnos y en redes sociales hay personas que están en la misma sintonía que nosotros, que entienden nuestra emoción o nuestro pesar. Y luego están los memes, a los que no entiendes ni madre de la referencia pero sabes de qué series son y por ende, cuando ves el panorama similar ya sabes que es LA escena; y te llegas a familiarizar con los nombres de los personajes sin que los conozcas. Me recuerdo a consciencia del duelo que ocasionó en su momento la muerte de Jon Snow en mi feed de Facebook y bastante tiempo después super que siempre sí estaba vivo; cuando iba por la tercera o cuarta temporada, un contacto compartió un meme sobre este mismo personaje teniendo sexo con su propia tía y tampoco pude fingir cara de sorprendida cuando vi la escena de “HOLD THE DOOR”… YEIH! 😒

Y como lo dije varios párrafos atrás que nunca faltaron las personas que me escribían para preguntarme qué tal me estaba pareciendo, quién era mi personaje favorito, etc. Para luego responderme con un “no te encariñés”. No todos fueron así, tengo que reconocer que otros amigos se comportaron a la altura que cualquier primerizo merece tener. Sabían perfectamente qué mencionarme y qué callar antes de meter las patas y arruinarme la experiencia.

2. Eventualmente también querrás spoilearte a propósito a ti mismo


WHHAAAATT?!! literalmente en el pasado dejé libros sin terminar o no vi películas si por alguna razón me enteraba del final. Pero con esta historia experimenté algo que nunca me había pasado: la necesidad de spoilearme a mí misma. Al terminar el episodio iba a Google e investigaba todo aquello que me dejaba intrigada. De hecho, notar las diferencias ente serie y libros fue lo que me hizo decidirme por por retomar estos últimos. Hay muchas historias que quiero leer por mi cuenta.

Exceptuando la muerte que vi antes de tiempo sin querer en la primera temporada y que me dolió en lo más profundo de mi ser, las demás cosas que ya sabía que iban a pasar me hacía esperarlas con más ansias… ¿Qué? ¿yo, Kathia Villagrán, esperando a que pasara algo que ya tenía spoileado? ¡inaudito!

3. Cuando sabes que “muchos” personajes mueren, en realidad no sientes que mueren “tantos” personajes.


Como lo dice Alphaville en su canción “Forever Young”, «Hopping for the best but expecting the worst» («Anhelando lo mejor pero esperando lo peor»). Cuando inicias una serie sabiendo que “todos van a morir” y que “no debes encariñarte con nadie”, la cantidad de muertes no resulta tan impactante, no sé si me explico. Eso y que sigo a varias páginas del mundo del entretenimiento y ver las noticias de los promocionales de la séptima temporada y luego de los actores participando en la producción de la octava, era muy fácil “presentir” quiénes llegaban a la recta final. Se notaba a leguas quiénes iban a morir en el transcurso de la serie (porque no los veía en el contenido publicitario reciente). Me tomaron más desprevenida quienes esperaba que murieran por su ausencia en la publicidad que vi y lograron llegar al episodio 67.

4. Odio el Jonerys


Ya está, ya lo dije.

Daenerys es mi personaje menos favorito de toda la historia, y hasta el momento el libro me está haciendo cambiar un poco de opinión, solo un poco. Ya sé lo que significa su personaje y a mí creo que es a la persona que menos cátedra le deben dar sobre “Girl Power” porque de eso me la paso hablando, si piensan lo contrario es porque no han leído las suficientes publicaciones por acá. Su personaje me pareció insoportable y aburrido. Su arco argumental es el más lento de todos y tuvo que llegar Tyrion Lannister para tolerar sus escenas. Para mí se convirtió en todo eso que juró destrozar (referencia intencional) y que la involucraran con Jon, uno de mis personajes favoritos, fue demasiado caótico.

Ya sé que el incesto es un tema bastante presente en la serie y que los Targaryen llevaban siglos haciéndolo, pero no son los argumentos suficientes para quedarme satisfecha. Odié su insta-love, como odiaría cualquier insta-love y no voy a decir más al respecto.

5. Los memes POR FIN tienen sentido


Un año atrás aún me sentía como Jon: no sabía nada. Tampoco entendía por qué el invierno se acercaba a pesar de que así dice la alarma que anuncia que mi periodo está próximo en llegar. No sabía por qué una viejecilla con una vestimenta extravagante le mandaba a decir a Cersei que había sido ella.  Hablando de esa viejecilla ¿alguien sabe si la Patricia Marroquín, la Primera Dama del país, tiene una abuelita como ella? If you know what I mean 🙊.

6. Sansa merece más reconocimiento del que tiene


Sí, su evolución fue demasiado lenta pero lo está logrando. Y dicho de su misma boca «I’m a slow learner, it’s true. But I learn. Thank you for all your many lessons, Lord Baelish. I will never forget them» («Soy una aprendiz lenta, es verdad. Pero aprendo. Gracias por todas sus lecciones, Lord Baelish. Nunca las olvidaré»). Esa frase aplica a cualquiera que le hizo daño a lo largo de la historia. Lo que más me gusta de ella es que rompe el arquetipo que una mujer fuerte es esa que no cree en los cuentos de hadas, es buena para las batallas y que ha mostrado sus aptitudes desde que era niña y salía del molde. La fortaleza de Sansa es más mental que física (comparada con la de Arya). A pesar de que ambas hermanas sufren por igual, tanto ellas como el espectador, tienen que reconocer que ninguna hubiera aguantado el sufrimiento de la otra. Sansa creció para convertirse en Catelyn y Arya en su padre, aunque su honor se haya transformado en venganza. La Batalla de los Bastardos es el momento cúspide de la evolución de Sansa hasta ahora: ella le advirtió a Jon la derrota desde el inicio, lo preparó para la muerte de Rickon y al no hacerle caso su hermano, se armó de valor para reunirse con el tipo que la vendió a su violador (y familia que tenía en manos la sangre de la de ella) para acordar la ayuda de los Caballeros del Valle. Y cómo olvidar la épica escena de juicio en contra de Little Finger, donde puso en práctica todo lo que había aprendido de los personajes que la tuvieron en algún momento como su prisionera.

En cuanto a Arya, es la Stark que hace el trabajo sucio por su familia. Y a pesar de que es una badass, rebelde sin remedio, todos sabíamos que ese sería el camino de su personaje desde el primer episodio.  El hecho de que su evolución fuera la más predecible, no impide que sea mi personaje favorito después de Tyrion Lannister.

Por último, ¿qué espero de la octava temporada?


Jon Snow sentado en el Trono de Hierro y Tyrion Lannister como su Mano, aunque tampoco me molestaría en lo absoluto que Tyrion sea el del Trono para darle un propósito a su corta estatura ya que para gobernar solo necesitaría su cerebro. Hablando de Tyrion, ya es justo que encuentre el amor correspondido ¿no? además sonará muy loco y ya sé que la diferencia de edad es abismal, pero siempre creí que el matrimonio de él y Sansa tendría futuro. Sería muy curioso ver a alguien que siempre soñó casarse con un apuesto príncipe se enamorara del “gnomo”, además si Tyrion resulta ser el rey elegido, haría a Sansa la reina de Poniente.  Sin embargo, Sansa merece ser la Dama del Norte y gobernarlo. Tendría el Concejo más genial de todos, integrado por Lyanna Mormot, Arya y Bran Stark. Arya debe cumplir lo que le dijo a su padre de no quererse casar con ningún señor importante, porque en mi final ideal se casará con Gendry, que no es un señor ahora, pero al ser el único sobreviviente con la sangre Baratheon y no tener interés en el Trono de Hierro, sería legitimado y nombrado Señor de Bastión de Tormentas. Espero no lo maten porque de todos esta sería la muerte que más me dolería de toda la serie.

Cersei muriendo en manos de Jaime. Sí, Jaime. No podemos hacer que Tyrion mate al gran amor del único familiar que siente afecto por él. Ya sabemos la reacción que tuvo Jaime cuando Tyrion mató a Tywin, así que es predecible cómo reaccionará si Cersei pierde la vida en manos de su propio hermano. Un giro interesante es que Cersei no muera si no sea solo llevada a las mazmorras, porque no me pueden negar que todos disfrutamos cuando fue enceldada por el Gorrión Supremo.

Espero que cuando Bran le cuente a Jon su verdadera identidad, deje a Daenerys porque #incesto. Que Ser Davos mate a Melissandre y que Nymeria regrese a Arya como ella regresó a su familia. El recuentro de Arya con Jon y Gendry sé que me hará llorar profundamente. Y por último, lo que espero y sé que decirlo abiertamente hará que mucha gente me odie y me reclame, es que espero que Daenerys muera. Si lo ven por el lado romántico, regresaría al lado de su Khal y su hijo no-nato. O que la conviertan en Reina de Rocadragón, cualquier cosa menos que se siente en el Trono de Hierro… Ok, no me odien, amo a la actriz no a su personaje. BYE!


PD. Sé que son solo ilusiones mías las del final feliz para los Stark y que tengo que recordar las palabras de Ramsay «si crees que esto tiene un final feliz, es que no has estado prestando atención» y regreso mis pies a la tierra desgraciada de Poniente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

@kathiavc