Netflix nos adentra al mundo del cibersexo con Cuenta Bloqueada | Reseña

domingo, 25 de noviembre de 2018

Este post no contendrá spoilers pero si no quieren tener expectativas al respecto de esta película, les sugiero que vayan a verla y luego regresen acá.

Cam, o Cuenta Bloqueada, nos adentra a la vida de Alice, que se dedica al videochat para adultos bajo el nombre artístico de Lola. Vive de eso y para ella su posición en el ranking de chicas dentro de la plataforma web es lo más importante, por eso se ingenia y planea espectáculos creativos que puedan mantener entretenidos a sus fieles seguidores; como fingir su propio suicido en vivo. Para Alice todo cambia el día en que el sitio le niega el acceso a su perfil y se da cuenta que una impostora que luce exactamente igual a ella le ha robado su identidad virtual y está transmitiendo en ese momento.

Ok, luego de escribir el párrafo me di cuenta que la sinopsis parece bastante tonta pero no quiero dar más detalles que arruine la experiencia de ver un thriller psicológico. Para mí fue de esas películas que decido reproducir solo porque aparece una actriz o actor del cual soy fan y no me intereso por averiguar más al respecto. Sin embargo, sí he estado notando que los sitios webs de críticos la han mencionando estos últimos días y que el mismo Stephen King tuiteó al respecto. Luego de ver el trailer pude notar ciertos aires a la película de Nicolas Winding Refn (Drive, Only God Forgives), The Neon Demon, una película que se adentra a la parte no tan glamurosa de la industria del modelaje. Incluso comparte paleta de colores similares.

La primicia que tenemos de la película es bastante interesante y es además un tema recurrente en los dramas/thrillers psicológicos: un artista obsesionado con el arte, dispuesto incluso a morir en el intento de alcanzar la imperfección e incapaz de distinguir entre lo racional e irracional, como lo vimos en Whiplash o Black Swan. Cam toma ese molde y lo aplica a una industria tabú para crear algo que engancha desde los primeros minutos de la película. Tiene un ritmo constante todo el tiempo que llega incluso a sentirse muy corto cuando termina. El insight que posee está película es uno de lo más apegados a la realidad en la industrial del cibersexo ya que la creadora y guionista de la historia, Isa Mazzei, es una ex-camgirl.

Esta película al igual que las que mencioné como ejemplo en el párrafo anterior, toma como recurso la utilización de una sola perspectiva; la del artista obsesionado por retomar su poder y desinteresado en encontrar la raíz del problema. Por eso, si ustedes son del tipo de personas a los que no les agrada cuando una historia deja huecos llegando a proporcionar más preguntas que respuestas, esta película no les va a gustar. No posee un final cerrado y tampoco tenemos muchos detalles más allá de los que la protagonista quiere mostrarnos. Lo que también influye en que la participación de los personajes secundarios sea fugaz, ya que a Alice no le interesa mostrarnos esa parte de su vida. Aquí tengo que decir que la actuación de Madeline Brewer es fenomenal y supo dejar atrás por completo su personaje de The Handmaid’s Tale, Janine.

Conclusión: definitivamente NO es una película para todos los públicos. Desde la temática hasta la manera de contar la historia puede no ser de experiencia satisfactoria para todos. En lo personal sí me gustó mucho, no solo porque me encantan las historias que adentran a un mundo al que solo podemos conocer de manera superficial en la vida real, sino también porque considero que para ser el debut de Mazzei, lo hizo muy bien y será interesante ver qué más tiene para contarnos. Le doy 4 de 5 estrellas.


@kathiavc