Suspiria (2018) una pretenciosa historia con producción casi perfecta | Reseña

domingo, 10 de febrero de 2019

Ubicada en 1977, Susie Bannion es una menonita que abandona América para ingresar a una prestigiosa academia de danza en Berlín. Luego de dar una excepcional audición y de ser aceptada, la protagonista es testigo de una brutal muerte, desapariciones y pesadillas que se vuelven realidad.

Después de Call Me By Your Name, Luca Guadagnino se ganó mi infinita admiración. La Ciudad de México de los setentas que Alfonso Cuarón pudo retratar con Roma, Luca lo logró con la Italia de los ochentas. Es increíble cómo ambos directores fueron capaces de hacerme sentir nostalgia por una época en la que ni siquiera había nacido. Cuando anunciaron que el italiano sería el director del homónimo remake de una película estrenada en 1977, los comentarios notando el gran contraste de géneros entre CMBYN y Suspiria no se hicieron esperar. Pasar de un tierno y sensual romance a una película de horror/fantasía era un GRAN salto. Luego, las primeras imágenes promocionales fueron publicadas y esta película ya se había robado mi atención. 

Una vez más, Guadagnino no falló en retratar con excelencia una época pasada, en esta ocasión un Berlín post Segunda Guerra Mundial. Su visión realista se ha convertido en su sello característico, cosa que no es extraña si consideramos que tiene trayectoria dentro de los documentales. A un nivel de producción la película es magnífica: posee una fotografía capaz de superar a muchas del género, el diseño es estéticamente perfecto y el soundtrack hipnotizante (hola Thom Yorke). Desde el comienzo la historia te atrapa, los tonos de terror no demoran mucho en llegar y cada minuto que pasa se vuelven más y más grotescos, capaces de perturbar al espectador conservador.

El trabajo por parte de elenco no presenta ninguna queja y lo mejor de todo es que está formado en su mayoría por mujeres, incluyendo al Dr. Josef Klemperer que es interpretado por Tilda Swinton (paralelo a Madame Blanc y Madre Helena Markos… Tilda es fuera de este mundo). Además te hace cuestionar cómo el talento de una actriz tan buena como Dakota Johnson pudo haber sido desperdiciado durante tres entregas de Fifty Shades of Grey.

Mi gran “pero” con Suspiria es la historia. Para empezar, no se define como un “remake” a la película del 1977 (un clásico del terror), sino como un “homenaje”. La nueva versión de Suspiria toma algunos de los personajes y decide llevar su propio rumbo; un rumbo que de muchas posibilidades toma la menos conveniente. El argumento deja huecos que no te interesan saber con una segunda entrega y llega a convertirse en pretenciosa, creyendo que por llevar un nombre reconocido y una excelente producción, las personas serán capaces de ignorar el hecho de que termina careciendo sentido. Claro, algunas escenas te harán estremecer en tu asiento, pero eso no significa que la historia quedará contigo durante semanas. Puede incluso que llegues a olvidar el propósito que esta tenía. Tiene muy buena primicia pero se ve desperdiciada, no puedo negar que la película me habría parecido mejor si se hubiera mantenido apegada a la historia original con el arte de Guadagnino. Incluso una mejor historia abría sido respetar el argumento de la Suspiria de 1977 y transformarlo en un evento ocurrido en la actualidad. Posee escena post créditos que puede dar pauta a una secuela; una secuela que no tengo intenciones de ver pero si conserva el mismo talento lo más seguro es que termine haciéndolo porque así es mi fe de ciega.

En conclusión, la película no me gustó a un nivel integral. Mi calificación es 6 de 10. Sin embargo no me atrevo a decirles que no la recomiendo, ya que las reacciones que ha ocasionado están divididas y puede que ustedes se encuentren entre la favorecida.

¿Ustedes ya la vieron? ¿son del público que la amó o el que la odió? Déjenme sus respuestas en los comentarios.

-

¡Estoy regalando libros! Pueden verlos acá.
Únanse a mi reto de lectura 2019, que creé con mucho cariño para ustedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

@kathiavc