Un episodio que nos regresa a donde todo empezó | Game of Thrones 08x01 (Winterfell) recapitulación

domingo, 14 de abril de 2019

Por fin la noche del 14 de abril llegó y nuestra guardia comenzó. HBO Go no falló y le doy gracias a los dioses, nuevos y antiguos.

Advertencia: el siguiente post estará repleto de spoilers del primer episodio de la octava temporada, "Winterfell". 

El primer episodio de la octava temporada más que ser una continuación, se convierte en un paralelismo de varios acontecimientos de los cuales parte la historia de Game of Thrones (al menos de la serie). Empezamos con un niño corriendo entre las personas de Norte que se amontonan esperando algo, un niño que nos recuerda a Bran y Arya de la primera temporada; esta última lo nota, la primera cara conocida que vemos en pantalla, sonríe posiblemente pensando que un día ella también corría entre la gente para ver la caravana del Rey Robert cuando este viajó a Winterfell a pedirle a su padre, Ned Stark, ser su Mano  después de la muerte de Jon Arryn. En medio de las filas de inmaculados, van Dany y Jon lado a lado. Arya se alegra pero su hermano, que hasta ese punto aún lo es, no la ve. El nuevo rostro conocido para Arya es Sandor Clegane y ve a su amigo y compañero, Gendry, que ¡Sorpresa! No esperaba ver en este episodio, lo cual me genera algunas interrogantes: ¿Cómo se encontró con Dany y Jon? ¿Hasta donde corrió? ¿me están diciendo que el tipo no solo sabe remar durante dos temporadas enteras, sino también sabe correr a una velocidad capaz de escaparse de los White Walkers después de que logran pasar el Muro, limpiarse y unirse al grupo de viajeros? Para la mala suerte de las chaparritas como Arya y yo, Gendry tampoco la ve.

HBO
Daenerys Targaryen nota la hostilidad en los rostros de los norteños, le hace saber su inquietud a Jon y este le responde que su gente es desconfiada pero podrá ganárselos. Daenerys regresa más arrogante que nunca y sonríe con deleite cuando sus Dragones arriban al castillo y la gente empieza a correr asustada. Tan lejos no cae la manzana del árbol, no me extrañaría que en algún punto la tilden de la “reina loca” si sigue causando miedo para lograr respeto y “lealtad”. En fin… Dentro de la caravana vemos el resto del equipo de la reina Targaryen (específico el apellido porque en el Sur hay otra reina de la que hablaremos después 🐘): Tyrion Lannister, Varys, Jorah Mormont, Missandei y Grey Worm. En la entrada del castillo de Winterfell, Jon y Daenerys son recibidos por Sansa y Bran. Jon corre a abrazar a su hermano paralítico que no ve desde la primera temporada, le dice que se ha convertido en un hombre, a lo que Bran le responde “casi”, provocando incertidumbre en Jon, que voltea a Sansa buscando una explicación. Como no la hay, Jon abraza cariñosamente a Sansa mientras ella ve con ojos desconfiados a la madre de los dragones. Hacen las presentaciones necesarias, Arya está ausente y luego se trasladan todos al Gran Salón de Winterfell donde, como no era extrañar, Lyanna Mormont le reclama a Jon por haber cedido su título de Rey del Norte que ella le otorgó en la temporada pasada. Sansa, en su debida postura, se queja de que no podrán alimentar a tantas personas, mucho menos a los dragones. Aquí la Dany pretenciosa, con una sonrisilla perversa le responde que los dragones comen “cualquier cosa”. Los lores y damas del Norte no están muy felices con la nueva alianza, Tyrion Lannister trata de calmar las aguas pero gracias a su apellido, resulta en vano. Sansa tampoco parece recibirlo bien. Tal vez, solo tal vez, si su antiguo esposo (no consumado) hubiera llegado a lado de otro equipo habría recibido una bienvenida más cortés por parte de la Dama de Winterfell.

Instantes después, Tyrion busca a Sansa a solas. Él la elogia por su nuevo título, ella se disculpa por escapar en la boda de Joffrey. Tyrion le comenta, reconociendo su evolución, que fue subestimada por muchos pero que la mayoría de ellos están muertos, dándole un poquito en la cara a todos los haters de mi pelirroja favorita. Sansa le dice a Tyrion que lo consideraba el hombre más sensato del mundo, sin embargo, falló en creer que Cersei los ayudaría. Recordándome mucho a la astucia y certeza que presentó Margaery Tyrell en el Gran Septo de Baelor minutos antes de su muerte… La única inteligente del lugar.

¡POR FIN VEMOS EL REENCUENTRO QUE ESPERÁBAMOS DESDE LA PRIMERA TEMPORADA! Y lógico me refiero al de Arya y Jon. Tengo que confesar que el encuentro entre Sansa y Jon (uno que no esperaba), me resultó ser más emotivo. Creí que este me haría llorar aún más y no solté una sola lágrima. Hablan con brevedad sobre sus vidas y Jon le pregunta dónde estuvo todo ese tiempo, cuando puedo haber estado ayudando a Sansa. Arya con seriedad y firmeza le responde que Sansa es la persona más inteligente que ella conoce (¡no puede ser! ¿otro personaje favoritísimo defendiendo a Sansa? Sansa: 2-Haters: 0). Jon con tono irónico le cuestiona su posición, a lo que Arya responde que Sansa está del lado de su familia, como ella. Jon le reprime que él es familia y ella le responde, dándole un cariñoso abrazo, que es él quien no debe olvidar que es un Stark. Seguro esta línea fue un guiño a la batalla emocional que Jon enfrentará cuando sepa que a pesar de ser un legítimo Targaryen, no dejará de ser un Stark.

Después de varios minutos en el Norte, congelándonos, nos trasladamos al Sur donde la reina Cersei espera su ejercito de la Compañía Dorada llegar con Euron Greyjoy. Qyburn, la Mano de la Reina más fuera del lugar que puede haber, le informa a Cersei que los White Walkers cruzaron el muro. A Cersei es obvio que eso no le importa, nos lo dejó claro en el último episodio de la séptima temporada. Mientras desembarcan, Euron le comenta a la prisionera Yara sus planes sobre acostarse con la reina. Una escena después vemos que no le resultó tan difícil lograrlo, incluso recibe elogios por parte de ella gracias a su arrogancia y no pierde la oportunidad de despotricar a su difunto esposo, Robert, con él. Antes de que Euron abandone el lecho de la reina, él le dice que logrará “dejarle un príncipe en su vientre”. Si algo nos dejaron esos instantes en la Fortaleza Roja, es que Cersei en verdad quería sus elefantes, pero si no pudieron darnos a los lobos huargos sobrevivientes en este episodio, mucho menos iban a complacer a Cersei con su capricho. Ese vuelo de dragones salió muy caro.

HBO
Mientras tanto en el Desembarco del Rey, el irreverente Bronn es interumpido en pleno acto sexual con tres prostitutas, porque es Game of Thrones, por Qyburn que llega a exponerle la nueva oferta –mandato– de la reina Cersei. Le recuerda que Jaime no pudo pagarle su deuda y que en su lugar ella le pagará por adelantado el trabajo. Qyburn saca una ballesta que todos conocemos y no tardamos en caer en cuenta hacia dónde irá la tarea: Cersei quiere a sus hermanos muertos. Sí, incluido Jaime que la ha “traicionado”. Yara es rescatada por su hermano, Theon, y por el resto de Hombres de Hierro que están de su lado. Yara regresará a la isla Pyke esperando a la reina Daenerys por si necesita un lugar a donde ir. Theon quiere ayudar a los Stark y su hermana lo apoya.

De regreso al Norte, Davos, Tyrion y Varys discuten sobre la alianza estratégica que existiría entre Jon y Dany como pareja. Tyrion sabe que el proceso ya está avanzado ahí, aunque se guarda el secreto. A unos metros de distancia, la pareja discute sobre el mal recibimiento que Sansa ha mostrado ante la reina a la que Jon se arrodilló. Dany le recuerda de su título y exige el respeto de su hermana. No es un secreto que Daenerys Targaryen es mi personaje menos favorito de la serie y la arrogancia mostrada en todo este episodio bastó para intensificar mis sentimientos hacia ella. Aquí sucede el insigne vuelo de dragones, que alguna señal le tuvo que haber lanzado a los jinetes (¿cómo se le llama a los que montan a dragones?), que el segundo en cuestión tiene algo en su ADN que le permitió volar sin ser devorado o quemado. La cara de fuchi del dragón ha sido la mía desde que estos decidieron “enamorarse”.

HBO
Dos de los reencuentros más esperados de la serie eran el de Arya con Gendry y con el Perro. Como peculiar fan service, nos los dieron en una misma escena. Como esperábamos, su recibimiento con el Perro fue tosco al inicio y terminó con la satisfacción evidente de que su pequeña aprendiz aún está con vida. Para mayor placer de los fans, Gendry le dice lo bien que se ve y llama a Arya “m’lady”, recordando la ocasión en la que él único Baratheon sobreviviente se niega a acompañarla a Winterfell ¿se me hará ver su relación sentimental? Ella le pide un arma especial. Dentro del castillo, Jon busca a Sansa y le pide que tenga fe en él y en su decisión, le asegura que Daenerys no es igual a su padre (que si recuerdan, mató al abuelo y tío de los Starks en un lunático Juicio por Combate contra Fuego Valyrio). Ella menciona su belleza y le cuestiona si su lealtad hacia la reina Targaryen es por el bien del Norte o porque la ama. La escena se corta con la mueca de Jon. Muy al estilo a la escena donde Tyrion se entera del embarazo de Cersei.

En la biblioteca de Winterfell, Jorah lleva a Daenerys para presentarle a la persona que le curó de la Psoriagrís. Dany le agradece a Samwell Tarly y le promete honorarlo como se debe. El considerado y humilde Sam le pide únicamente la indulgencia de los “crímenes” que cometió: robar algunos libros de la Ciudadela y la espada de su familia. Aquí es donde el dócil Samwell Tarly empieza a oscurecerse; al saber Daenerys quién es su padre, le confiesa que lo mató por rehusarse a jurarle lealtad. Sam se muestra nervioso pero acepta la realidad comentando que podrá regresar a casa ahora que su hermano está cargo y ¡BAM! Daenerys le agrega que también mató a Dickon, el joven que solo defendía el honor de su padre, con todas las buenas intenciones del mundo. Vemos cómo esta última noticia es la que descompone a Sam (que por cierto, un increíble trabajo por parte del actor John Bradley) y se retira de la biblioteca excusándose. Tomando aire para calmarse después de conocer la desgracia familiar, nota a Bran –que mantiene la misma expresión todo el episodio– observándolo y se acerca a él. Bran le dice que es hora de que Jon sepa la verdad y que debe ser él, Sam, quien se la diga.

Es obvio que con el calor de la reciente noticia, Sam no tendrá las palabras más dulces para referirse a Daenerys. En la cripta de Winterfell, específicamente en frente de la efigie de Ned, le dice la verdad a Jon sobre sus padres, que no es un bastardo y que es el heredero legítimo del Trono. Las expresiones de Jon bastan para saber lo que sucede por su cabeza. Reclama que su padre (en realidad su tío) era el hombre más honorable que conocía, no pudo decirle la verdad. Sam le explica que Ned juró no decirla para salvar la vida de Jon. Jon le asegura que renuncia a su título para salvar a las personas y Sam le deja ir la pregunta si Daenerys haría lo mismo por él.

Más allá de Winterfell, siempre en el Norte, descubrimos que Tormund y Beric sobrevivieron al primer ataque de los White Walkers y Viserion zombificado. El grupo de estos se encuentran con otros Hermanos de la Guardia de la Noche, liderado por Tollett, que les dice a todos los espectadores de ojos azules que deben cuidarse de no ser confundidos 😅. Tollett les muestra el "mensaje" del Rey de la Noche: el pequeño lord Umber (un niño que ofreció lealtad a los Stark al inicio del episodio) clavado en la pared junto extremidades humanas formando una especie de símbolo. Aquí es donde todos los que estaban aguantando sus ganas de ir al baño pudieron haberse sentido un poco traicionados por su cuerpo… Entienden a lo que me refiero. Como no estoy en mi casa, tuve que ver el episodio en mi computadora con audífonos y les juro que los gritos de esa escena me atormentarán en mis pesadillas esta noche.

El episodio termina con una nueva y pequeña caravana llegando a Winterfell, donde la cámara se concentra una capa negra, que como era de esperarse, es Jaime Lannister. Totalmente diferente a la capa roja característica de su Casa con la que estábamos acostumbrados a verlo. Para aderezar el final del episodio, el rostro que lo recibe es el Bran, regresándonos a donde todo comenzó, el final del primer episodio de la primera temporada.

Sentí el episodio cortísimo, en mi opinión metieron demasiados detalles en una sola hora que esperaba a que se desarrollaran con más tranquilidad en los episodios siguientes y eso solo significa que la acción que se avecina será tan intensa que dejará muy poco espacio para resolver los conflictos personales en un plano muy, muy, muy secundario. Espero que no traten de la misma manera el aspecto político de la historia, que al final es mi parte favorita de ella, dejando lo místico por un lado

-

¿A ustedes qué tal les pareció este episodio? ¿qué reencuentro les gustó más? ¿a qué personaje, aún vivo, extrañaron en este episodio? ¿quién creen que terminará sentado en el Trono? ¿Alguna idea de quién morirá en el próximo episodio? ¿les gustó que hiciera una recapitulación? ¿les gustaría que haga una para cada episodio restante?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

@kathiavc