Tienda de Unicornios (2017) | Reseña

lunes, 8 de abril de 2019
Netflix
Kit (Brie Larson) debe dejar la escuela de arte después de ser reprobada en un examen final donde aparentemente (nunca se explica) debía dibujar un auto retrato. Frustrada y con sus sueños estancados, debe regresar a casa de sus padres y empezar un trabajo temporal de escritorio en una agencia de publicidad, ejerciendo la antítesis de toda persona creativa: sacar copias. Su disposición a ser una “adulta” flaquea cuando empieza a recibir invitaciones para visitar “La Tienda”; sin darle muchas vueltas al asunto, busca el lugar y es recibida por un excéntrico vendedor (Samuel L. Jackson) que le ofrece lo que ella más necesita. Un unicornio.

El 5 de abril de este año, Netflix estrenó el debut de la ganadora del Oscar y nuestra Capitana Marvel, como directora. La película se había estrenado en el TIFF (Toronto International Film Festival) del 2017 y los derechos de distribución fueron adquiridos por Netflix, que muy oportunos buscaron estrenarla casi un mes después de la exitosa Captain Marvel, que recién superó el billón de dólares en taquilla mundial. Brie en un principio audicionó para el papel protagónico, el cual se le fue denegado y años después fue invitada a participar al proyecto como directora. La película fue escrita por Samantha McIntyre.

Netflix
La reacción que ha generado Unicorn Store está polarizada, algunos críticos la alaban y otros la han llamado un fracaso. Puedo entender la opinión de todos y por eso mismo empezaré hablando de lo malo y concluiré con lo positivo que pude detectar en este filme. Cabe decir que no estoy de acuerdo en la queja de algunas personas en decir que el fracaso era evidente al ser ella una “simple actriz” (ya lo veía venir) cuando actores como John Krasinsky y Bradley Cooper recién hicieron su debut directoral y miren hasta dónde llegaron. Y ni empecemos con las “reseñas” de usuarios en IMDb, Rotten Tomatoes y Letterbox de personas que no han visto la película con la única y pura intención de repetir el mismo bombardeo que hicieron hace un mes a Captain Marvel.

La mayor falla que pude encontrarle es que la historia propia no se termina de decidir cuál es su público: muy almibarado para ser una fantasía contemporánea de adultos, pero tampoco es una película infantil, aunque su protagonista lo sea. La historia del artista desilusionado que debe renunciar a sus sueños para poder integrarse al molde impuesto por la sociedad conservadora, es algo que ya hemos visto. En lo personal, este tipo de historias me llegan demasiado fuerte. Por eso, el planteamiento de esta me parecía bastante bien y hasta cierto punto la introducción de elementos místicos (que poco a poco se descubre qué tan verídicos son) tampoco parece una mala idea. El crear personajes y situaciones caricaturescas para contar historias enfocadas en un público que no sea infantil, es algo bastante frecuente y con una buena ejecución pueden resultar siendo excelente recurso narrativo, como el caso de BoJack Horseman, Scott Pilgrim vs The World, las películas de Wes Anderson e incluso (500) Days of Summer; película de la cual llegué a sentir tonos muy similares y características en la dirección mientras veía Unicorn Store.

Netflix
Es difícil conectar con los personajes y aunque Kit tiene todo el potencial para lograrlo, revierte lo avanzado al abrir su boca y expresarse como una adolescente que no ha conocido el mundo más allá de su burbuja de privilegios. Su "perseverancia" llega a sentirse más bien como un berrinche dejando así como única parte con la que puedas conectar, su dificultad para hacer lo que ella quiere sin temor a ser juzgada como un fracaso (y no morirse de hambre). Incluso en la película ella es consciente de sus arrebatos y en lugar de entender mejor el personaje, te llega a irritar más. El único personaje con el que llega a tener una evolución en su relación es Virgil (Mamoudou Athie), por eso no me sorprende que sea el único que me simpatizó. El resto del cast me parece un desperdicio, eran personajes que tenían potencial a aportar un valor a la historia y se reducen a ser elementos de fondo, incluyendo al mismo Samuel L. Jackson.

Netflix
Pasando a la positivo, a pesar de que la historia no es la mejor, la manera en que es contada resulta de lo más dulce. La feminidad que Brie le dio a esta película me parece un sueño, me encantaría que ese se convirtiera en su sello característico. Brie fue capaz de crearle una esencia propia en los 92 minutos que dura la película, de una manera en que los directores de Captain Marvel no pudieron lograrlo con el respaldo del estudio de cine más grande de Hollywood. La película se siente fresca, ligera y por momentos sientes deseos de introducirte en ella y no salir nunca. Desde la iluminación, la elección de tonos, el vestuario y el cuidado de los detalles (como los pies pintados con brillantina en una escena donde los pies son lo menos relevante), deja en evidencia que Brie Larson no se toma a la ligera su nueva posición detrás de cámaras en una película.

Su actuación, si bien no es la más sobresaliente que ha tenido hasta ahora, resulta ser bastante natural y fluida. El espectador se llega a creer que Brie es Kit y que Kit es Brie (muy al estilo de Lady Gaga como Ally), especialmente si tomamos en cuenta que los videos que se muestran al inicio de la película son cintas caseras de la verdadera Larson; lo cual le suma puntos extras a su dedicación con el proyecto y también pone en evidencia cómo esta historia nació para ser contada a través de ella. El soundtrack, a cargo de Alex Greenwald es una maravilla, sabía que estaba compuesto por el músico alternativo (Phantom Planet y PHASES) y siendo honesta, aún como fan de él, no esperaba a que resultara siendo como si todos los sueños más hermosos de la humanidad se unieran y fueran convertidos en música. Sí, así de increíble está y me parece una lástima que aún no esté disponible para escucharse en streaming o al menos comprarlo. Créanme que lo compraría.

Conclusión: el talento de Brie es evidente e innegable, muero por verla contar historias con mejor desarrollo que Tienda de unicornios e incluso estoy segura que esta película fuera (casi) perfecta si el guion hubiera colaborado con su parte. La idea es genial, solo necesitaba más asesoría para pulirse. A mí, ampliamente hablando, me gustó y es una película que repetiría si busco algo ligero de digerir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

@kathiavc