Reseña: el libro (o trilogía) que todo fan de Sansa Stark debe leer

domingo, 14 de junio de 2020

Cuando Theodosia tenía seis años su pueblo fue saqueado por los Kalovaxians que asesinaron a su madre, La Reina de Fuego. Huérfana, la princesa se convierte en rehén de los tiranos que destruyeron todo lo que ella conocía antes sus ojos. Ahora va por el nombre de Thora y además de los severos abusos y violencia, debe vestir una corona de cenizas para recordar en lo que se convirtió. Cuando su captor, el Káizer, la obliga a ejecutar al líder de la rebelión despierta en ella el deseo por romper sus cadenas y ponerle fin a la opresión que su pueblo ha vivido durante diez años. Con ojos que la controlan todo el día, debe ser muy cuidadosa y aprender que su inteligencia es más filosa que la espada de sus enemigos.

Tenía mucho tiempo de no tomar un libro juvenil, pero en Twitter me topé con alguien que describe Princesa de Cenizas por Laura Sebastian como si “a Sansa Stark le hubieran permitido florecer y controlar su propia narrativa” y si han seguido mi experiencia con Game of Thrones y lo que pienso de dicho personaje, saben que no iba a esperar un minuto para buscarlo en Kindle y comprarlo. Princesa de Cenizas es el primer libro en la trilogía del mismo nombre donde seguimos a la misma protagonista, Theo.

El libro narrado en primera persona nos cuenta en línea recta el presente de la protagonista y con flashbacks se construye a su mismo personaje y el universo en el que se desarrolla esta novela de fantasía. Lo mismo sucede con alguno de los personajes secundarios. Aunque dentro del universo existe la magia, es muy poco acercamiento que tenemos a su poder, supongo que en los siguientes libros se explorará más a detalle esta característica del mundo donde se desarrolla.

De la misma manera que me fue fácil sentir empatía y simpatía por el personaje de Sansa, me sucedió con Theo. No son el arquetipo de mujeres fuertes que se vende una y otra vez (que ojo, también disfruto consumir), pero el tener acceso a su mente y sentimientos nos hacen tener un mejor concepto del que tendríamos si solo la viéramos actuar desde afuera. Muchas veces la historia recae en la narrativa del adolescente “elegido” y me pareció que la autora era consciente de eso y trataba de enmendarlo con el recordatorio que se hacía la protagonista a sí misma y algunos personajes a su alrededor que aún sin ella, la rebelión continuaría.

La estrategia de “la elegida” no es el único cliché de la literatura juvenil que encontramos en Princesa de Cenizas —por supuesto que hay una especie de triángulo amoroso y está el príncipe que tal vez no es tan malo como el padre—, sin embargo, Laura encuentra la forma de darle un giro con el cual convierte el tropo en algo que puede desembocar en un un punto interesante de los siguiente libros. La historia de amor principal tiene una cuestionable moralidad pero a mi parecer fue llevada a cabo de la mejor manera en que una relación de tal tipo podía llevarse.

Tenía miedo de que el libro me hiciera confirmar por qué es que ya no consumo lectura juvenil, pero tengo que admitir que terminé el libro deseando continuar con la trilogía y no me hizo voltear tanto los ojos como alguno de los últimos libros dirigidos a públicos más maduros que he leído. Recién terminé el cuarto libro de Canción de Hielo y Fuego, Festín de Cuervos y haber leído una novela que me recuerda a mi personaje favorito de esa saga, llenó el vacío que el saber que me espera un libro enorme sin capítulos con la perspectiva de la pelirroja norteña me había dejado. Recomiendo Princesa de Cenizas por Laura Sebastian a los interesados por fantasías épicas, historias de emancipación y rebelión, y personajes femeninos fuertes. Lo encuentran disponible en español e inglés en edición Kindle.

 

Espero verlos pronto en una reseña más, he tenido bastantes lecturas interesantes que planeo compartir. Gracias a todos los que regresan a pesar de lo abandonado que tengo el blog, siempre se siente bien sentarme y escribir para ustedes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario