Promising Young Woman (2020, dir. Emerald Fennell)

domingo, 3 de enero de 2021
Promising Young Woman (2020) reseña

"I was busy thinking `bout boys”

La película de golpe empieza con la canción Boys de Charli XCX mientras la imagen nos proyecta una especie de sátira a las típicas escenas en clubes nocturnos donde la cámara recorre los cuerpos casi desnudos de mujeres moviéndose al son de la música, mostrando en esta ocasión a hombres vistiendo el uniforme de las fraternidades universitarias, pantalones caqui y camisas color celeste. La escena poco atractiva nos conduce a la que será nuestra protagonista, Cassandra (Carey Mulligan), quien se encuentra en niveles casi inconscientes de ebriedad y sin alguien que la cuide a su alrededor. Cassandra “Cassie” es una ex estudiante de medicina que por las mañanas es barista y por las noches se convierte en una especie de justiciera social que desenmascara los abusos cometidos por hombres con peligrosas intenciones.

La razón del alter ego de Cassie y la de haber dejado la escuela de medicina es la misma: en una noche de fiesta a la que Cassie decidió no acompañarla, su mejor amiga Nina fue aprovechada de su estado etílico, violada y abusada por sus compañeros de clase. La autoridad universitaria y el resto de personas involucradas decidieron no actuar con justicia al defender al culpable principal, provocando un fatal desenlace de la víctima —el suicidio—.

El título “Promising Young Woman” —o joven prometedora— se atribuye a lo que Cassie y Nina eran antes de la fatídica noche; ambas eran las mejores de su clase y una tragedia bastó para que sus vidas se detuvieran y fueran testigos del éxito de sus victimarios. También hace alusión a la infame manera en que las personas se refieren cuando alumnos universitarios son denunciados por crímenes sexuales, “estas acusaciones le han arruinado la vida a un joven prometedor”. Jóvenes que se esconden detrás del semblante de un “chico bueno”, un futuro profesional.

La doble vida de Cassie sufre una alteración cuando se reencuentra con un ex-compañero de universidad que posiblemente tenga las conexiones adecuadas para dejar por un lado su rol de vigilante y en lugar intercambiarlo por el de vengadora, lo que Cassie no contaba es que Bryan (Bo Burnham) podría ser el indicado y puede enseñarle un lado de la vida en la que acepta el perdón y sigue adelante. En un montaje con Stars are Blind de Paris Hilton sonando, nos empezamos a filtrar en nuestra propia burbuja al igual que la protagonista —casi sintiéndose como una película diferente—, sin embargo, basta con ver el tiempo restante para saber que la cosa no es tan fácil como imaginábamos.

Promising Young Woman (2020) reseña

Al terminar la película medité durante un largo rato si el final podría llegar a generar controversia, pero mientras más analizaba la situación me di cuenta que me resulta bastante realista, porque no importa qué tanto haga una mujer para lograr justicia ante los actos cometidos en su contra —o en el caso de Cassie, en contra de alguien a quien quería—, el resultado no podrá reparar el daño hecho. Siempre habrá algo roto en ella, y en la mayoría de los casos, tendrá que continuar viendo cómo su agresor sigue su vida sin consecuencias, incluso sin percatarse de la gravedad de sus actos.

Promising Young Woman juega mucho con la idea detrás del “chico bueno”, ese hombre a quien llevaríamos a casa a conocer a nuestra familia, pero cuyos actos de caballerosidad probablemente posean agenda e intenciones propias. Cuando estos “chicos buenos” —los famosos frat boys en Estados Unidos— se convierten en adultos funcionales, con familias propias y carreras profesionales, y una persona toma el valor suficiente para exponer sus crímenes cometidos años atrás, se les defiende con la excusa de que “eran jóvenes inmaduros y no sabían lo que hacían”, mientras que a las mujeres desde esa misma edad se les exige responsabilizarse de sus propios actos que las colocan en situaciones de riesgo, como embriagarse en fiestas o andar solas por la noche, porque tienen la edad suficiente para asumir las consecuencias. Si las personas no ven la misoginia detrás de esa postura, es momento de evaluar sus vidas. 

Algunos podrían considerar que es una película de Violación y Venganza con una vuelta de tuerca, otros hablarán que es una película sobre el perdón y el seguir adelante. Para mí es una mezcla de las dos, aunque predominen más los aspectos de lo primero. El subgénero de Violación y Venganza es explorado más por hombres detrás de cámaras y en las intenciones de sus tropos es fácil darse cuenta de la sexualización de su personaje principal, sin embargo, en otras producciones como la película francesa del 2017 Revenge dirigida por Coralie Fargeat y The Nightingale un año después por la australiana Jennifer Kent, es evidente que las mujeres se han ido apoderando más y más de la idea y generar su propio concepto femenino de la explotación, es fenomenal ver cómo la víctima deja de ser un objeto de deseo mientras sufre. No me extrañaría en lo absoluto que estas películas dirigidas y escritas por mujeres sean consideradas un discurso de odio hacia los hombres, aunque ellos hayan hecho historias similares.

La fantasía de un personaje femenino de vengarse de su agresor también fue explorada recientemente con uno de los finales de la serie inglesa I May Destroy You, creada por Michaela Coel. El tomar los aspectos de la explotación que ya existían, adaptarlos con una visión alejada de la masculina y reproducirlos en un momento en el que movimientos como el #MeToo o #NiUnaMenos están latentes, pueden llegarse a sentir como una proclamación política y proyectar el empoderamiento que en filmes como Escupiré en tu Tumba es casi inexistente.

Promising Young Woman (2020) reseña

Con una primicia oscura, pero con un diseño de producción alegre genera el contraste ideal para sorprenderte con la oscuridad sofocante que toma mientras avanza la historia, al punto de sentirse como una trampa que nos manipula a entrar y luego no podemos escapar. Es una película que no tiene reparo en la posición que deja a los hombres, y me alegra que el 2020 trajera varias películas emancipadas de ellos y su opinión. Es esperado que muchos de sus espectadores masculinos salgan enfurecidos y no viendo cómo eso los vuelve parte del problema.

La directora y guionista, Emerald Fennell, dijo en una entrevista para Variety que la idea detrás de la atmósfera de Promising Young Woman “necesita[ba] sentirse como estar en la mejor cita de tu vida, tu corazón palpitando y tú piensas que esta sí es la persona indicada. Vas a su hermoso y encantador apartamento. De pronto te das cuenta que la puerta cerró con llave detrás de ti y no puedes escapar”; lo cual logró a la excelencia. Es una de mis óperas primas favoritas y hasta ahora está posicionada como la mejor película del 2020 que he visto —aunque tengo varias pendientes, así que el sentimiento puede cambiar en unos días—. Muero por ver el trabajo que Fennell tiene preparado para el futuro y también lo que la productora de Margot Robbie, LuckyChap Entertainment decide apoyar. El trabajo de Carey Mulligan es implacable y es de mis contrincantes favoritas para el Oscar a Mejor Actriz. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario